La iniciación masónica y el camino del Tarot


A L.·.G.·.D.·.G.·.A.·.D.·.U.·.

Venerable Mestre, Estimats Germans:

Hoy en día todavía no se ha podido descubrir ni el origen del Tarot ni su verdadera finalidad. Muchas son las teorías al respecto y los historiadores sólo coinciden en que las primeras cartas aparecieron durante el siglo XIV en la Europa Mediterránea. Algunos psicoanalistas han incidido en el valor simbólico del naipe argumentando que los dibujos no describen ni personajes, ni situaciones reales. Para ellos los arcanos sólo son representaciones simbólicas que permiten la abstracción e inciden directamente en nuestra conciencia y en nuestro inconsciente. El poder simbólico el Tarot permite, de esta manera, interpretar el camino iniciatico del hombre. Por tanto en cada carta identificaremos cada uno de los 22 estados de conciencia por los que transita el ser humano hasta alcanzar la conciencia última, universal o divina.

Esta plancha pretende asociar las sucesión de cartas del Tarot y la Ceremonia de Iniciación Masónica con el fin de facilitar la comprensión del ritual desde una óptica personal.

1. El Mago. Es el primer arcano. El candidato que ha tomado la decisión de conocer los misterios y ha sido autorizado pasa ello. Se le pondrán a su alcance todas las herramientas necesarias para empezar el camino. Representa el inicio del viaje de nuestro héroe.

2. La Papisa. Su simbolismo representa la sabiduría a la cual se accederá a partir de la entrada del candidato en la Cámara de Reflexión. La Papisa es el conocimiento al que tendrá acceso el candidato, pero para ello debe despojarse de los metales, de los prejuicios y adentrarse en el útero materno de la Madre Tierra para volver a nacer.

3. La Emperatriz. Se asocia a la maternidad. Es la gran madre que da a luz, en su útero simbólico, al hombre nuevo. Con el viaje y regreso del candidato del interior de la Tierra (VITRIOL) su renacimiento ha sido posible.

4. El Emperador. El candidato es presentado a las puertas del templo como un hombre libre y de buenas costumbres. Como hombre nuevo, desposeído de los prejuicios que le impedían progresar. Ahora es el dueño de su destino y está preparado para la iniciación.

5. El Sumo Sacerdote. Está representado por el Venerable Maestro, sentado en el Trono del Rey Salomón preside el Templo, él representa el poder espiritual en la Tierra, la integración de los opuestos y es el que dirige la Ceremonia de Iniciación y autoriza la entrada del candidato.

6. Los Amantes. Representan el interrogatorio al que es sometido el candidato ante la presencia del Venerable Maestro. Este arcano es una elección entre dos senderos, el del vicio o el de la virtud. Es la Hécate, la encrucijada que nos da la oportunidad de adentrarnos en el camino de la luz o continuar en la senda profana.

7. El Carro. Simboliza el Primer Viaje. La primera purificación por el aire. El candidato se enfrenta al mundo de las falsas ideas para acceder a la verdadera luz. Deberá evitar que su viaje se detenga por los engaños de dogmatismos y determinismos. Deberá esforzarse por no caer del carro por muchos obstáculos que encuentre a su paso, y saber que no son otra cosa que pruebas que lo fortalecerán a medida que las supere.

8. La Justicia. Representa el Segundo Viaje. La purificación por el Agua. Aquí el candidato se enfrenta a sus pasiones y a sus debilidades. Deberá liberarse de ellas para equilibrar su espíritu y estar preparado para continuar avanzando. La espada de la Justicia le indica que debe detener el vicio y la injusticia. La balanza le indica que cuando llegue la hora de traspasar el umbral su corazón se medirá en uno de sus platillos.

9. El Ermitaño. Es el portador de la luz y representa el Tercer Viaje, la purificación por el fuego. Previamente purificado de las falsas ideas y las pasiones ahora el candidato está preparado para purificar su espíritu, para sacarlo del inframundo y devolverlo a la superficie. La luz que porta el Ermitaño es personal y guiará sus pasos por el camino de la verdad y la virtud.

10. La Rueda de la Fortuna. Esta carta anuncia el inicio del nuevo ciclo. El candidato purificado por los tres elementos, aire, agua y fuego está dispuesto a caminar por el cuarto elemento, la tierra, la nueva visión del mundo renacida en la Cámara de Reflexión. El nuevo horizonte aparece delante de él y todos los sacrificios y renuncias que puede comportar el camino iniciatico a los ojos de un profano bebiendo del cáliz de la amargura se transforman en dulce elixir.

11. La Fuerza. Este arcano aparece en el momento del Juramento. Arrodillado frente al Ara acepta libremente formar parte de la Masonería con todos sus derechos y obligaciones. El juramento realizado en presencia del Gran Arquitecto del Universo y los Hermanos de la Logia otorga al recipendiario la cualidad de iniciado en la doctrina sagrada. Ya no estará sólo, formará parte de la Fraternidad Universal y en los momentos de debilidad o necesidad en el poder del Juramento encontrará la fuerza necesaria para salir adelante.

12. El Colgado. Situado entre columnas, con los ojos vendados, el candidato se muestra totalmente entregado a la causa. En cualquier momento al igual que el arcano podría salir de esa situación, pero no lo hace, permanece así inmóvil porqué él ha escogido libremente su futuro.

13. la Muerte. La muerte es el paso de la oscuridad a la luz, el neófito es desprendido de la venda que cubre sus ojos y puede ver por primera vez el templo. El desprendimiento de la venda anuncia que el velo podrá ser corrido, pero aún queda un largo viaje.

14. La Templanza. Al desprenderse la venda nuestro héroe contempla la mirada serena de los nuevos compañeros que le ofrecen la espada amiga que lo ha de proteger. Ellos son su referente y sin palabras le anuncian que el líquido amargo se transforma en dulce, le anuncian que están allí para ayudarlo y aconsejarlo. Que el camino se hace andando y que todos, como él, primero han sido candidatos.

15. El Diablo. El adversario más fuerte del neofito aparece en el templo. El recipendiario mira uno a uno a sus nuevos compañeros, buscando algún posible enemigo. Al girarse de espaldas puede contemplar muy cerca el rostro del Arcano XV, es su propio reflejo en el espejo anunciándole que el camino no será nada fácil.

16. La Torre. Representa el final de lo viejo y el principio de lo nuevo. La Torre es la prisión que el hombre se construye con las paredes de las creencias absorbidas. La Torre produce una falsa seguridad, es la cárcel que impide evolucionar, llegó la hora de su destrucción.

17. La Estrella. Este arcano representa la Proclamación del Aprendiz una vez ha ratificado su juramento. El neófito, una vez liberado de la esclavitud de la Torre, aparece con su verdadera naturaleza humana, indefenso y receptivo, dispuesto a seguir la senda del descipulado y recibiendo el triple abrazo fraternal.

18. La Luna. El Aprendiz es liberado de la soga que lo conduce. Esta liberación lo invita a seguir su propio camino, libre de dogmas, sin prejuicios y con el lazo de la Fraternidad Universal como guía. La Luna también anuncia que transitará un tiempo entre las sombras, sintiendo la soledad, el miedo y la tristeza hasta que encuentre su sendero luminoso, hasta que encuentre su misión.

19. El Sol. La cuerda que colgaba en el cuello del Aprendiz ha sido sustituida por el Mandil Masónico, que representa el símbolo de su misión, la obra que debe realizar aquí en la Tierra. El mandil también le sirve de protección. En este arcano la oscuridad de la Luna se ha transformado en la luz del Sol.

20. El Juicio. Representa la Consagración del Aprendiz, con la proclamación que realizan los hermanos de la logia. Ataviado con el mandil se muestra el milagro de la resurrección. El hombre viejo ha muerto y ha nacido el hombre nuevo, el iniciado.

0. El Loco. Este es el Arcano sin número que puede situarse en todas partes, también representa el Huevo Cósmico, el Todo o Nada, el Principio y el Fin. El Loco situado antes del Mago simboliza el profano en estado inconsciente. Situado después del Juicio nos anuncia la culminación del proceso iniciatico, la obra realizada. El Loco también nos advierte que "muchos son los llamados y pocos los elegidos". Que la travesía es larga y que no todos los Ulises llegan a Itaca.

21. El Mundo. Es la culminación del proceso. El fin del viaje de nuestro héroe. El Aprendiz ha recibido el Mandil, los Guantes, el Toque y la Palabra Sagrada que simbolizan los Cuatro Elementos, la Tierra, El Fuego, El Agua y el Aire. El Mundo representa la conciencia universal, la unión con el Gran Arquitecto del Universo.

He dit Venerable Mestre.

Treball realitzat per Menfis